Viajeros que llegaron con maletas que contenían cocaína al Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) en vuelos separados y procedentes de dos países diferentes, destaparon una posible táctica más que los narcotraficantes puedan estar utilizando para enviar droga a Estados Unidos.

Dos de las maletas, que llegaron de Bolivia como parte del equipaje de una viajera, contenían un poco más de 46 kilos de cocaína mientras que una tercera maleta, que pertenecía a un viajero procedente de la República Dominicana, traía por lo menos un kilo.

Los viajeros vinculados a las maletas describieron arreglos similares de pago por individuos en sus países que les persuadieron a transportar la cocaína. La forma de pago y el monto, que eran similares, indica que los traficantes están utilizando el envío de maletas con cocaína además de otros tipos de transporte tales como ingerir la droga por los viajeros, o embarcaciones que llevan la cocaína de América del Sur a América Central y luego a México y Estados Unidos.

De los dos nuevos casos que surgieron en días pasados en los registros del tribunal federal de Miami, el principal es el que atañe a la viajera que arribó procedente de Bolivia el 19 de marzo último, identificada en los registros de la corte como Marta Olivares de la Fuente.


Una denuncia penal radicada por un agente especial de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), una unidad de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) explica como se desarrolló el caso.

“Los investigadores sabían de antemano que dos maletas con cocaína habían llegado abordo del vuelo procedente del Aeropuerto Internacional Viru Viru de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia”. dice la denuncia penal.

Cuando los investigadores revisaron las maletas, estos encontraron aproximadamente 46.8 kilos de cocaína.

Dos días después, el 21 de marzo, un agente encubierto de HSI fue contactado por un cómplice de la mujer diciéndole que debía reunirse en Miami con Manuel Pedraza para entregarle 30 de los 46.6 kilos de cocaína.

Ese mismo día, los agentes observaron como llegaba a un almacén de carga en el aeropuerto un auto manejado por Pedraza, quien se reunió con el agente encubierto y recogió las maletas. Fue en ese momento que Pedraza fue arrestado.

Pedraza reveló a los investigadores que se estaba quedando en un hotel en Doral con Olivares de la Fuente, que era la viajera cuyo nombre estaba en las etiquetas de las maletas, según la denuncia penal.

La abogada de Olivares de la Fuente, Sabrina Puglisi, dijo que su cliente es una joven de 20 años que no entendía las implicaciones de lo que hacía.

La joven fue arrestada y le dijo a los agentes que dos sujetos en Bolivia le prometieron $8,000 más sus gastos por traer las maletas a Miami en las que pensaba que había solo dos o tres kilos de cocaína, según la denuncia.

Ese mismo monto de dinero fue el que se le prometió como pago a Ledwy Ernesto de la Cruz Martínez que trajo una maleta desde la República Dominicana el 23 de enero donde los agentes aduanales encontraron aproximadamente un kilo de cocaína, según una denuncia penal de HSI.

(Con información de el Nuevo Herald)