Dos jóvenes de 24 años fallecieron el pasado 10 de enero, cuando el narcotraficante Robert Goldsmith, impactó un vehículo contra un canal huyéndole a la policía, y no les dijo a los agentes que en el automóvil hundido, estaban los jóvenes en cuestión.

Goldsmith, enfrenta dos cargos de homicidio no premeditado. Por otra parte, también es responsable de los cargos: conducir sin licencia, provocar un accidente en el que hubo serias lesiones o muerte, de vender cocaína y fuga con agravantes serias.

Goldsmith está preso en la cárcel del Condado Broward por los dos cargos de homicidio así como por violar su libertad condicional.

Según afirmaciones de un informante, Goldsmith se dedicaba a vender drogas, la policía de Sunrise lo hizo caer en una trampa, arreglando una compra de estupefacientes entre el informante y Goldsmith, quien estuvo de acuerdo a venderle al informante $100 de crack.


La transacción se llevó a cabo en el edificio Summerfield, localizado en el 3200 NW 84 Avenue.