Migrantes en México. Captura de pantalla Telemundo51

Tras las nuevas condiciones impuestas por la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, para aceptar casos de asilo, miles de cubanos varados en México han quedado sin saber como afrontar el cambio.


Para reducir la cantidad de personas que solicita el asilo, la administración Trump ha impuesto una medida que comienza este martes en la cual solo valorará los casos de migrantes que, viajando a través de un tercer país, hayan solicitado el asilo previamente a ese país de tránsito.

La medida cierra la puerta a los miles de cubanos que se encuentran en México esperando su turno para pedir asilo a las autoridades estadounidenses.

El periodista Yusnaby de Telemundo recogió las impresiones de alguno de los migrantes varados en México.

«Nadie lo esperaba. Todos llevamos aquí muchísimo tiempo», dijo a Telemundo, Yuniel, uno de los tantos migrantes afectados por las medidas. «Yo en mi personal, he sido secuestrado,extorsionado, he venido desde terceros países ya, gastando grandes cantidades de dinero», añadió.


La frustración y desesperación en la voz de los cubanos se hace notar.

«Sinceramente me siento mal. Yo he depositado toda mi confianza en el actual presidente de los Estados Unidos. No creo que vaya a ser así tan drástico con todos los emigrantes… No creo que todos tengamos que pagar justo por pecadores», fueron las palabras de Carlos Agustín Navarro, otro migrante afectado.

La nueva medida provee ciertas excepciones, como en el caso de ser víctima de trato de personas, o de haber recibido una resolución no favorable en el asilo solicitado al país de tránsito.

Una vez más, los cubanos solo guardan esperanzas por un cambio.

«Yo pienso que esto cambie en algún momento de aquí a que me toque el número. Para poder solicitar mi asilo formalmente», añadió Navarro.

Mientras tanto, defensores de los derechos de los inmigrantes creen que la medida pudiera incitar a cruzar ilegalmente, como también existe la posibilidad de que sea desafiada en los tribunales.

Por su parte el gobierno mexicano rechazó la medida y argumentó que viola el derecho de las personas a pedir asilo.