El cubano Lorenzo Molina Ruiz, trompetista invitado del grupo The Mavericks, estaba en compañía de un amigo cuando ambos fueron agredidos por dos hombres en un bar en Tennessee.


Mientras conversaba en español en el cola del baño con su amigo, el también músico Orlando Morales, dos hombres se les aproximaron y arremetieron a golpes contra los hispanos.

El incidente sucedió en Tony’s Eat & Drink en Franklin, Tennessee donde el grupo celebraría el mes de la hispanidad.

«Mi amigo y yo fuimos brutalmente atacados en un bar porque estábamos hablando en español. Nosotros no le hicimos nada a nadie y acabamos duramente golpeados. Mi amigo no se encuentra bien», publicó Molina en el texto de una recaudación de fondos en GoFundMe.

El grupo denunció el crimen de odio en sus redes y compartió imágenes de las lesiones sufridas por ambos hombres que terminaron en el hospital. Morales sufrió fractura de nariz y múltiples cortes en el rostro.


La policía, sin embargo, fue alertada del incidente a las 3 de la madrugada cuando los músicos estaban ya en un centro de urgencias siendo atendidos. El Departamento de la policía ha publicado imágenes de los agresores y pide a la comunidad ayudar a identificarlos para poder llevarlos ante la justicia.

«Nadie ha sido acusado, pero este caso claramente tiene nuestra atención y estamos comprometidos a responsabilizar a cualquiera que perpetre un asalto violento como este. Las lesiones de la víctima son graves, pero no se cree que pongan en peligro la vida», agrega la nota policial.

It saddens us to no end to learn of the assault on our band mate Lorenzo Molina, and his friend & fellow musician…

Posted by The Mavericks on Tuesday, October 6, 2020

«Que ocurra este asalto mientras celebramos el Mes de la Herencia Hispana con nuestra propia actuación (con Lorenzo) esta noche en los Premios de la Herencia Hispana, demuestra que aunque hemos recorrido un largo camino, todavía tenemos un largo camino por recorrer. Estados Unidos es mejor que esto», apuntó la banda en sus redes sociales.

Por su parte el bar emitió el siguiente comunicado: «Queremos dejar claro que en nuestro local no apoyamos el racismo ni condonamos los crímenes de odio y que nos estamos tomando este asunto seriamente. Nuestro equipo de seguridad actuó rápido y de manera razonable para poner fin a este altercado».