Jane White Cunningham, de 56 años, murió el jueves después de haber sido hospitalizada en Mississippi con una infección grave tras haber ingerido ostras contaminadas, reporta KTVT.

La infección fue tan grave que las piernas de Cunningham y el brazo izquierdo fueron amputados con la esperanza de detener la propagación del virus.

Los doctores creen que la infección de Cunningham vino de unas ostras que ella comió y que tenían la bacteria de Vibrio, que se encuentra en las aguas costeras más cálidas, al igual que las ostras.

Cualquier persona que sufra náuseas, vómitos y diarrea después de comer ostras crudas debe ser visitar inmediatamente a un médico. Se sugiere comer ostras fritas en lugar de crudas.