Una niña de 7 años que cruzó la frontera de EE. UU. y México con su padre la semana pasada murió luego de ser detenida por la Patrulla Fronteriza de los EE. UU., confirmaron el jueves las autoridades federales de inmigración.

El Washington Post informó por primera vez que la niña murió de deshidratación y conmoción más de ocho horas después de haber sido arrestada por agentes cerca de Lordsburg, Nuevo México. La niña era de Guatemala y viajaba con un grupo de 163 personas que se acercaron a los agentes para entregarse el 6 de diciembre.


No se sabía qué le sucedió a la niña durante las ocho horas antes de que empezara a tener convulsiones y fuera trasladada a un hospital en El Paso, Texas.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza dijo en una declaración al Post que la niña no había comido ni consumido agua en varios días.

El Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. dijo en un comunicado el jueves por la noche que la niña tenía una fiebre de 105.7 grados y fue trasladada en helicóptero al hospital, donde tuvo un paro cardíaco.

La reanimaron, pero no se recuperó y murió 24 horas después de su llegada, dijeron los funcionarios en el comunicado.


Funcionarios de seguridad nacional dijeron que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza inició una investigación.