Un niño de tan solo 6 años falleció en Orlando, Florida a causa de rabia por una mordida de murciélago.


El menor, Ryker Roque estaba bajo un coma inducido en un intento por salvarlo de un virus del que pocas personas sobreviven si no se pone a tiempo la vacuna indicada reportó Telemundo 51.

Cuando los familiares y el menor llegaron al hospital ya era demasiado tarde y el medicamento que le podía salvar la vida ya no era efectivo.

Ryker había sido sometido a un procedimiento experimental conocido como Protocolo de Milwaukee, que ha salvado ya a otros 2 niños en los EEUU y a 18 personas en todo el mundo, pero no sirvió para salvarle la vida.