Un niño de seis años falleció luego de complicaciones tras contraer la bacteria «comecerebros» en un pequeño pueblo de Texas.


Josiah McIntyre, falleció el pasado 8 de septiembre en Lake Jackson y desde entonces las autoridades han estado haciendo pruebas al agua potable y emitiendo alertas de contaminación por la peligrosa ameba Naegleria Fowleri.

María Elena Castillo, madre del menor, dijo a Telemundo Houston: «Me aferré hasta el último momento de un milagro».

Josiah experimentó síntomas como fiebre, vómito y el dolor de cabeza, según Castillo.

La ciudad de Lake Jackson informó en un comunicado que después de confirmarse el diagnóstico del menor, el Departamento de Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) confirmaron a través de varias pruebas que el menor estuvo expuesto a al menos dos fuentes de agua contaminadas.


Con esta confirmación se emitió una alerta para que las personas no consumieran agua, ni la usaran para el aseo personal.

La alerta ya se canceló, y solo permanece vigente para la ciudad de Lake Jackson.

De acuerdo a los CDC la infección por la ameba «comecerebro» suele ser mortal y suele ocurrir cuando las personas van a nadar o bucear en lugares cálidos de agua dulce como lagos y ríos.

En casos muy raros, las infecciones por naegleria también pueden ocurrir cuando el agua contaminada de otras fuentes (como agua de piscina clorada inadecuadamente o agua del grifo calentada y contaminada) ingresa por la nariz.