Un niño de 3 años murió atragantado en España con una de las 12 uvas de Nochevieja.


La tradición se realiza justo a las 12 de y se debe tomar una uva en cada
campanada que anuncia el nuevo año. La tradición que supuestamente da suerte durante todo el año ha terminado en tragedia para esta familia española.

El niño de padres ecuatorianos llegó muerto al hospital en Gijón donde los médicos trataron de reanimarlo sin éxito.

Un estudio de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) alertó sobre los peligros del ritual en los menores.

«Esta fruta, por sus cualidades en cuanto a su forma y textura, puede provocar una obstrucción en las vías respiratorias y, si no se actúa de forma rápida, puede llegar a provocar la muerte», asegura el doctor Raimundo Gutiérrez Fonseca, vicesecretario general de la SEORL-CCC, quien reitera que, esta frutas «puede deslizarse en la boca del niño de forma involuntaria, sin ser masticada, y actuar como tapón en las vías aéreas, impidiendo la respiración».


No se recomienda darle las uvas a menores de 5 años.