Un bebé de apenas 20 días de nacido perdió la vida en un trágico accidente entre dos vehículos en un vecindario del noroeste de Miami Dade, el viernes en horas de la tarde.


El bebé viajaba con sus padres y hermanas en una furgoneta que chocó con un automóvil gris en el área de la 157 calle del noroeste y la 2 avenida.

Fue una caótica escena para todos los presentes, que rezaban por que el bebé se recuperara. Un oficial de la policía de Surfside se detuvo para ayudar; también una enferma.

El padre del bebé, que sufrió heridas leves, y las dos hermanas del bebé observaron mientras los testigos los rodeaban y rezaban en voz alta por un milagro.

Mientras que los paramédicos y la ambulancia llegaban al lugar, el oficial de la policía le dio primeros auxilios el pequeño bebé, que fue luego aerotransportado con su madre al hospital. Desafortunadamente en el hospital lo declararon muerto.


Los testigos dijeron que la disposición del oficial a ayudar antes de que llegaran los paramédicos fue un acto de heroísmo.

El padre por su parte, quien sangraba de la cabeza, no se separaba de una de las niñas que lloraba agitadamente. Ambos fueron transportados por tierra a otro hospital.

Los detectives de homicidios de tráfico de Miami-Dade están investigando la muerte del bebé y la causa del accidente.