El pasado 21 de agosto, Iban Andrés Almanza estaba en el Parque Amelia de Hialeah con su amiga Carolina y su perra cuando se lanzó al lago del parque para intentar recuperar la pelota de la perra que había caído al agua.

Iban tenía 26 años cuando murió ahogado. Aunque sabía como nadar, todo parece indicar que un ataque de pánico le impidió salir a flote y regresar a la orilla a salvo.

La familia del joven esta destrosada, en especial su esposo Brayan quien se encontraba en Perú cuando sucedieron los hechos. Iban y Brayan tenían una relación de 11 años, y se habían casado hacia 3 años.

El joven era el sustento económico de su familia en Colombia. Una familia de 5 hermanos menores, a los que ayudaba de manera incondicional. Su madre ahora está en espera de poder recibir una visa humanitaria para poder dar el último adiós a su hijo.