El joven adolescente de origen cubano, Hugo Carbajal Amaro, con apenas 15 años de edad, falleció esta semana al recibir un contundente botellazo en la cabeza, ocasionándole una herida mortal en el cuello, cuando se encontraba en una fiesta clandestina en México.


El joven Carvajal Amaro, fue agredido por un empleado del lugar donde se realizaba la fiesta, en un área cercana a Zona Esmeralda, en el estado de México.

Según publicaciones en redes sociales se puede ver imágenes posteriores a la agresión, que generaron indignación y repulsión entre amistades del joven, familiares y todos los allí presentes, pidiendo justicia.

De acuerdo a testigos y amigos de la víctima, éste asistió a una fiesta clandestina, junto a un grupo de amigos en un salón llamado “Imperio”, en el que la entrada tenía un valor de 100 pesos.

 La prensa mexicana escribió al respecto:

«el joven de 15 años de edad empezó a correr y aparentemente a jugar sin control, por lo que un empleado u organizador del lugar trató de sacarlo»


El empleado en el intento de sacarlo le propinó un golpe en la cabeza haciéndole una mortal herida en el cuello, empezando a sangrar mucho, una vez en el Hospital “Salvador González Herrejón” del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), los médicos confirmaron su deceso.

Amigos y allegados crearon la etiqueta #JUsticiaParaHugo, demandando a las autoridades que capturen al agresor que le ocasionó la muerte a un joven adolescente. En estos momentos el caso está bajo investigación por la Fiscalía General del Estado, con el objetivo de encontrar y detener al responsable.

La cubana Maureen Amaro Fernández, madre del joven que perdió la vida a tan temprana edad injustamente, se encuentra destrozada y reclama justicia:

«Me mataron a mi hijo, pero no vas encontrar piedra donde esconderte que no te encuentre. Voy hacer justicia a mi hijo. Huguito, hijo mío, vuela alto, Te amo, cucuruchito de maní. Te espero en el sol, te amo, eres el amor de mi vida», escribió en Facebook adjuntando una foto del presunto agresor.