El inicialista de los Astros de Houston, Yulieski Gurriel, está encendido con el madero, liderando en promedio de bateo entre todos los cubanos que juegan en las Grandes Ligas esta temporada 2018. El espirituano está promediando .304, producto de 66 hits en 217 veces al bate, con una alta producción de 19 extra bases, aunque 17 de ellos son dobles. Esa proyección indica que Gurriel podría volver a intentar llegarle a la barrera de los 50, teniendo en cuenta que se quedó en 43 durante la temporada de 2017.

En la noche de este jueves, Gurriel, quien cumplió 34 años el pasado día 9 de junio, bateó de 5-1, pero impulsó su 28va carrera del año con un doble de línea al jardín izquierdo contra el lanzador de los Atléticos de Oakland, Frankie Montas. Gracias a ese batazo de dos bases, los Astros salieron delante 2-0, luego de que, también, Josh Reddick bateara un cañonazo ante Montas en el primer inning. Al final, Justin Verlander caminó sin problemas en el montículo de los campeones mundiales, y Houston venció por 7-3 a los A’s, para así acercarse a los Marineros de Seattle, con récord de 45-25 en la lucha de primer sprint en la División Oeste de la Liga Americana.

Aunque el poder no ha sido exactamente el plato fuerte de Gurriel en el home plate, cabe destacar que su bate sigue siendo consistente y está ayudando a los Astros en el centro de la alineación, justo detrás de Alex Bregman (.375), José Altuve (.385) y Carlos Correa (.356), todos con brillantes OBP’s. Una de las razones que destacan de Gurriel, ha sido su capacidad para entrar en base por hits. En lo que va de temporada, ha tenido dos grandes rachas de juegos consecutivos bateando de hit, primero con 11 juegos y la semana pasada vio quebrarse otra de 12 encuentros. En la primera, bateó .356 y remolcó seis carreras, superando la otra, donde conectó para .336.

Aunque el récord de los Astros pertenece desde 2006 a Willy Taveras, quien sostuvo una seguidilla de 30 juegos con hits, si sumamos las dos rachas de Gurriel, llegaríamos a 23 juegos en una misma temporada, menos que Taveras, pero con cierta consistencia anual. Entre todos los talentosos bateadores de los Astros, Gurriel es segundo en promedio (.304), dejando atrás a George Springer (.293) y Carlos Correa (.268).


A los 34 años, Gurriel está en su tercera temporada con los Astros de Houston, actuales campeones mundiales, disfrutando de su contrato de 47.5 millones, y si se mantiene sano, es posible que pueda regalarle a sus seguidores algunos momentos más de alegría dentro del diamante.