Yulieski Gurriel bateó su primer Grand Slam la noche de este lunes en el béisbol de las Grandes Ligas, dentro de los geniales Astros de Houston de 2017.

Con los Marlins de Miami ganando por 1-0 en la parte alta del sexto capítulo, esto fue lo que sucedió en Marlins Park:

1- Junichi Tazawa lanzándole a Yulieski Gurriel, después de admitir doble de Josh Reddick, conceder un boleto a Carlos Correa y golpear a Evan Gattis. Veamos la secuencia:

Pitcheo 1: Bola, recta alta al centro, 93.8 mph (1-0)
Pitcheo 2: Bola, recta alta al centro, 94.2 mph (2-0)
Pitcheo 3: Strike cantado, recta al centro, 94.0 mph (2-1)
Pitcheo 4: Puesta en juego, 4-RBI, HR de fly al left-center (Grand Slam), recta centro-pegada, 94.4 mph.


El batazo le dio la vuelta al marcador 4-1, y significó algunos puntos interesantes como estos:

El HR fue el “6to” de su carrera, el 1ro que pega en el “6to” episodio y con corredores en bases. Eso suena fantástico, cuando sabemos que, en la sexta entrada, Gurriel bateaba solo .133 y no tenía ningún extra base en 15 PA’s durante 2017.

Ahora Gurriel con este batazo descomunal tiene tres HR’s en la casa e igual número en la carretera, desde que le botó la pelota al relevista estrella de los Indios de Cleveland Andrew Miller, en Progressive Field el 7 de septiembre de 2016.

Era el primer jonrón de Gurriel en mayo durante 48 PA’s, el segundo extra base (antes tenía un doble) y su primer jonrón contra rectas en 12 turnos y 40 pitcheos desde el 1ro de mayo.

Fue el 1er hit en 15 turnos al bate (mayo) con pitcheos en la zona central-vertical de strike, y el cuarto hit en cinco turnos cuando las bases están cargadas.

¿Por qué el japonés Tazawa no lanzó el slider? Esta es la razón: Gurriel bateaba .417 vs slider en mayo, el mejor promedio contra cualquier pitcheo, teniendo en cuenta que ante rectas estaba de 11-2, cutter de 6-0 y sinker de 8-0.

Con el HR, Gurriel siguió demostrando tener un bate oportuno, pues, cuando el equipo está perdiendo por una carrera, él había promediado .292/.319/.400, y .467/.500/.533 con corredores en posición de anotar y dos outs en 2017.




Luego del sólido contacto, Gurriel siguió sumando batazos contundentes, por lo que su porcentaje anda ya en 29.8%, superior al 28.6% de 2016.

Antes del cuadrangular, en sus dos primeros turnos Gurriel había tenido contacto con 3-de-4 rectas. Su HR llegó con un pitcheo a 94.4 mph, el más veloz que le lanzaron en toda la noche. Ahora él ha mejorado su contacto de Fouls (66.1%) en comparación con 2016 (59.9%), lo que supone que podrá seguir alcanzando más pitcheos.

Gurriel ha aumentado su contacto con pitcheos en la zona de strike de 88.5% a 89.8%, un punto que indica la legitimidad de su buen contacto en la noche de este lunes. Analicemos la gráfica cortesía de MLB.com, para ver el contacto de Gurriel, siempre desde la perspectiva del receptor.

Gráfica del Jonrón

Después de la productiva noche de este lunes (4-2, 2B, HR-GS, 4-CI), Gurriel sigue ganándose puntos para ser el Novato del Año, premio que obtendría un bateador cubano por vez primera desde que, en 1986, José Canseco logró el honor con los Atléticos de Oakland. El lamentablemente desaparecido José Fernández, fue el último cubano en ganar el Premio de mejor novato de la MLB en 2013, tras registrar récord de 12-6 y efectividad de 2.19 con 187 K’s.