En teoría, abril es el primer mes de cada año en la temporada de MLB, aunque a finales de marzo algunos equipos debutan. Es por eso que, a la hora de cuantificarse las estadísticas, en los más prestigiosos sitios de los Estados Unidos, como MLB.com, Baseball-Reference y FanGraphs, las estadísticas de marzo y abril se unen en una sola expresión.


Entre los cubanos en activo, aquí están los 5 peloteros que, en la MLB, más trabajo han pasado en su carrera para iniciar calientes en el primer mes de la temporada.

1. Jorge Soler, outfielder, Kansas City

Los ponches han sido el gran problema de Jorge Soler. Y eso no se trata solamente de malos inicios: En su carrera los fallos por la vía de los strikeouts han estado siempre presentes. A sus 26 años, la oportunidad que tiene en los Reales de Kansas City –valga la redundancia- es “realmente única”. Soler posee un gran talento, pero tiene que quitarse este amargo pedigrí: Registra 49 K’s en 41 juegos en abril, con apenas .225/.308/.362, cuatro jonrones y apenas 14 remolcadas.

2. Leonys Martín, outfielder, Tigres de Detroit


El centerfield villaclareño aún tiene esperanzas de resurgir y volver a convertirse en ese jugador hábil para robar bases, atrapar pelotas en las bardas de los parques y, con cierta frecuencia, sacudir su madero con líneas de extra bases. Pero hay un problema: Cada abril de Martín ha sido frío, e incluso su promedio de .233 no lo muestra totalmente. Para ser un bateador de contacto, 88 ponches y solo 25 boletos son una proporción bastante mediocre. Su velocidad se ha mantenido, con 20 robos en 26 intentos, pero el .287 BABIP demuestra una antorcha apagada en el home plate. ¡Eso tiene que cambiar con los Tigres! Su contrato lo merece, más por una oportunidad dorada, que por dinero.

3. Yasmani Grandal, cátcher, Dodgers de los Ángeles

El cátcher de los Dodgers tiene 49 jonrones en sus últimas dos campañas, pero solo el 14.28% de ellos han llegado en el primer mes de la temporada. En cambio, el 21.6% de sus apariciones al plato terminaron con ponches, por lo que su .745 OPS fue más bien mantenido por los 15 dobles que ha conectado. Para una gran campaña en 2018, lo mismo que acercarse a los 30 jonrones y más de 90 empujadas, Grandal necesitará arrancar a todo gas. Su abril podría volver a ser lento, pero si reduce los ponches, es posible que para julio tenga varios votos en la boleta del All-Star Game como en 2015.

4. Yonder Alonso, primera base, Indios de Cleveland

Yonder Alonso se siente como un hombre nuevo: Pactó por $16 millones y dos años en diciembre pasado con los subcampeones de la Serie Mundial 2016. Cuando agentes libres de alto valor como J. D. Martínez, Yu Darvish y Jake Arrieta estaban esperando la llamada de sus agentes para saltar de su asiento, Alonso fue considerado y cobrará más dinero que jugadores de –quizás mucho— más valor como Mike Moustakas (38 HRs y 85 RBIs con los Reales en 2017). Para eso, el inicialista habanero sigue puliendo cada ajuste en el swing que lo llevó a golpear 28 jonrones con los A’s y los Mariners en 2017.

Aunque todavía el prospecto de los Indios Bobby Bradley no es una “verdadera amenaza”, la posibilidad de permanecer en Cleveland con un contrato aún más sólido (en un mercado que parece comenzar una nueva era de restricciones) dependerá de qué tan caliente esté el inicialista zurdo de 30 años. ¿Y cuál es el problema mayor aquí? Los abriles de Yonder Alonso han sido frágiles… Batea apenas para esta línea en 143 partidos de su carrera: .246/.309/.365, 9 jonrones y 53 RBIs. Tiene 32 ponches más que paseos y un bajísimo 11.9% ISO. ¡Es hora de comenzar a producir!

5. Yunel Escobar, tercera base, actual Agente Libre

De todos los jugadores cubanos activos en MLB, Yunel Escobar es el tercer pelotero que más demora (47.0 frecuencia) para golpear un extra base en el mes de abril durante su carrera. Un total de 59 XBH parecen muchos, pero en 989 PAs el número se convierte en algo intrascendente. Aunque sus arranques han sido de bajo rendimiento, Escobar no está sin contrato por eso. Los Angels no han renovado el interés por sus servicios, y hasta el momento ningún equipo le ha prestado atención, al pelotero de .282/.350/.386, 81 jonrones y 519 RBIs en 11 temporadas. Esperemos a que, en las próximas semanas, alguien le ‘eche un ojo’ al cubano. Él no ha dejado de prepararse en el Centro de Entrenamientos para Agentes Libres, pero todo indica que ahí podría estar por buen tiempo.