El Ministro de Salud Pública de Cuba, Roberto Morales Ojeda, ha indicado a medios de prensa de la Isla que el año 2016 ha cerrado “con mejoría en los principales indicadores sanitarios, además de que continuó creciendo la esperanza de vida, con magníficos resultados en el programa materno infantil”.

El también miembro del Buró Político recalcó “que también se logró una situación epidemiológica mucho más estable respecto a la de años anteriores, y se crearon las condiciones para consolidar en 2017 lo realizado en ese sentido”.

Según destacó el titular de Salud, “los avances” tuvieron lugar en el ámbito de “las transformaciones que tienen lugar en el sector, con vistas a la aplicación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución”.

Morales Ojeda enfatizó que «se incrementaron los niveles de actividad en la atención primaria y a nivel de hospitales, y sin lugar a dudas mejoró la calidad y la satisfacción del pueblo con los servicios prestados”.

En lo relativo al proceso de reparación y recuperación de hospitales, informó: “que se realizaron acciones constructivas y de equipamiento en más de 9000 objetos de obra, más de 2500 de estos en La Habana”, y que abarcaron hospitales, policlínicos, consultorios, casas de abuelo y otras instituciones.