Ministro sobre impuesto a cubanos que trabajen en el exterior

La Ministra de Finanzas y Precios de Cuba, Meisi Bolaños Weiss, compareció en la Mesa Redonda para tratar temas del reordenamiento económico que comienza el próximo primero de enero y habló sobre el controversial Artículo 28 que establece el pago de un impuesto del 4% de impuestos para los cubanos residentes en Cuba que trabajen en el exterior.

La Ministra aclaró que esto es una ley del 2013 que hasta la fecha no se estaba implementando porque no tenían las herramientas para hacerla cumplir pero que comenzará su aplicación a partir del 1ero de enero.


Según la funcionaria lo único nuevo es la sustitución del nombre de la moneda con validez de curso legal, subrayó la funcionaria haciendo hincapié en que la Ley de Presupuestos de este año ya recogía su aplicación en el caso de los atletas y la creación de condiciones para una aplicación más extensiva. 

«la ley 113 del sistema tributario vigente desde el año 2013 establece y enuncia la aplicación de un impuesto del 4% por los ingresos obtenidos a los a las personas residentes permanentemente en el territorio nacional si con una residencia permanente que vayan al exterior a laborar y no precisamente por vía oficial oa través de convenios gubernamentales sino en su derecho legítimo de salir al exterior y contratarse» dijo la Ministra.

La funcionaria recalcó que el impuesto era por «trabajar en el exterior» y no «por estar en el exterior».

La comparecencia deja la Ministra volvió a dejar dudas sobre la situación de los cubanos repatriados o aquellos que han salido de Cuba pero se mantienen regresando antes de los 2 años para no perder su residencia en Cuba.


Siguiendo el texto del controversial Artículo 28 los cubanos repatriados son efectivamente cubanos residentes permanentes en Cuba que trabajan en el exterior y por ende sujetos a este impuesto.

Hasta ahora las autoridades no han aclarado el alcance de esta ley, quienes exactamente tendrán que pagar este impuesto y como será controlado.

La ley establece un pago mínimo de 500 pesos cubanos mensuales.