Aproximadamente 50 millones de estadounidenses ya han votado temprano en lo que va de esta elección, y el viernes, el vicepresidente Pence se unió a sus filas.


El vicepresidente votó temprano en Indianápolis junto con su esposa, Karen Pence, y ambos recibieron la etiqueta distintiva «Yo voté».

El ex gobernador de Indiana calificó la experiencia como un «gran honor», pero su aparición también provocó quejas entre algunos votantes que habían llegado temprano para emitir su voto ya que los protocolos de seguridad los hacían esperar más. La línea dejó de moverse durante aproximadamente media hora para la visita de Pence, según la estación miembro de NPR WFYI.

El edificio de la ciudad-condado de Indianápolis donde votó Pence es actualmente el único centro de votación anticipada de la ciudad. Algunos votantes habían estado esperando una hora en fila para votar y llegaron a las 6:30 a.m.

Se abrirán más centros de votación anticipada en Indianápolis a partir del sábado.


Por su parte el presidente Trump quien está registrado como residente en el estado de Florida, se espera que votará este fin de semana.

La Casa Blanca dijo que el presidente Trump también votará en las votaciones anticipadas, cuando visite el estado para un mitin de campaña.

Con solo 11 días para el cierre de la votación, los votantes ya han emitido el 37% de todos los votos contados durante las elecciones de 2016, según el Proyecto de Elecciones de EE. UU., una base de datos de seguimiento de participación administrada por el politólogo Michael McDonald de la Universidad de Florida.