El «presidente» de Cuba Miguel Díaz-Canel ha dado un portazo a la libertad de prensa en Cuba y llamó a los periodistas oficialistas a rechazar «Las ofertas de pagos de las campañas contra Cuba».

«Por más que lluevan intentos de devolvernos al pasado de sensacionalismo y prensa privada bajo máscaras nuevas, ni los medios públicos cubanos ni sus periodistas están en venta», dijo Canel.

El dirigente calificó a la prensa estatal como defensora del sistema cubano y dijo que, junto al Partido Comunista, «viene de una misma raíz».

Canel ha intentado defender a la prensa oficial en Cuba, muy cuestionada por los mismos cubanos dentro de la isla por mentir y no tratar los temas que afectan a los residentes en la isla en su vida diaria.