El gobierno de Cuba planea incluir en la nueva constitución el matrimonio igualitario que permitiría a parejas del mismo sexo y varios diputados en la opinaron sobre el tema.


Miguel Barnet, residente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y diputado a la asamblea defendió la opción argumentando que «El Amor no tiene sexo».

«Esta es una Constitución dialéctica y moderna, si hay que romper la tradición se hace, porque romper la tradición es también un acto revolucionario y en el socialismo no cabe ningún tipo de discriminación a los humanos. El amor no tiene sexo» dijo.

La constitución también pretende permitir a las parejas de un mismo sexo formar familia.