Migrantes cubanos continúan llegando a Nuevo Laredo con el objetivo de continuar su travesía hacia territorio norteamericano, a pesar de que desde el día 12 de enero quedó derogada en los Estados Unidos la política de «pies secos, pies mojados», la cual era el incentivo fundamental de los migrantes para elegir ese país como destino.

Entre los muchos cubanos que se encuentran en ese lugar, y que según cifras ya suman más de 500, se encuentran varios jóvenes profesionales.