El huracán Michael ha dejado una ola de destrucción a su paso por varias zonas de Florida y Georgia.


Más de medio millón de hogares están sin electricidad y hasta ahora dos personas han perdido la vida en la tormenta.