05cd4b27-d239-43dc-8bab-b2f3d4e9b1d5_w987_r1_s

La ciudad de Miami bautizó una calle de la Pequeña Habana con el nombre del movimiento disidente cubano Damas de Blanco para honrar a las mujeres que desde el 2003 marchan cada domingo con el fin de reclamar la libertad de los presos políticos en Cuba, informó el Nuevo Herald.


Berta Soler, líder del grupo, develó el miércoles la placa que identifica a la calle 9 del SW, a la altura de la 30 avenida, como “Damas de Blanco Way”.

“Estamos muy orgullosas, muy sorprendidas, conmovidas y agradecidas”, dijo Soler, que considera a la ciudad de Miami como la segunda casa de su movimiento.

“No estamos solas. Ese es el mensaje que le envían a la mafia de los Castro con este gesto”, dijo Soler en el acto de inauguración.

Las Damas de Blanco viven un momento muy delicado con el aumento de la represión en su contra que le impide llegar a Quinta Avenida en La Habana, el lugar donde realizaban sus emblemáticas marchas.


“Hacemos el intento cada domingo de llegar a Quinta Avenida. Nuestra casa no es calabozo. Cuando no nos ven en la Quinta Avenida no es porque las Damas de Blanco se hayan retirado sino porque el régimen cubano, ese régimen mafioso, no nos permite llegar allí”, explicó.

“Estamos buscando la libertad que hace casi seis décadas el régimen cubano le robó al pueblo de Cuba”, agregó.

El alcalde de la ciudad de Miami, Tomás Regalado, explicó que el bautizo de esta calle, así como la entrega de las llaves de la ciudad, que le fueron otorgadas a las Damas de Blanco hace un mes, envían un mensaje de solidaridad con la oposición interna en Cuba.