La ciudad de Miami está intensificando su presencia policial en Liberty City después de una serie de tiroteos, incluido uno que mató a una niña de 4 años.

«Deberían haber estado aquí hace mucho tiempo», dijo Diamond Jones, cuya hija de 4 años, Nyla, fue asesinada a tiros este mes.

A solo una cuadra de donde murió Nyla Jones, cuatro jóvenes recibieron disparos el domingo, lo que desató la retirada de estudiantes en la cercana Northwestern High School, instando a que se ponga fin a la violencia armada.

«Me dolió porque en el último mes tuvieron más de siete u ocho muertes, ahora quieren levantarse», dijo Demetria Bell, residente de Liberty Square.

El jueves, el jefe de la policía de Miami, el director de la policía del condado, ambos alcaldes y comisionados estaban en una mesa redonda de estrategia y desafíos.


«Es un nivel de cooperación que no ha existido en el pasado, compartimos información todos los días», dijo el jefe de policía de Miami, Jorge Colina. «Aquí tenemos una oportunidad … no solo decirlo, sino vivirlo».

Pero los funcionarios dijeron que necesitan la ayuda de la comunidad.

«Si la comunidad en el terreno no acepta, estamos perdiendo el tiempo», dijo Esteban Bovo, presidente de la Comisión del Condado de Miami-Dade.

Esa preocupación fue confirmada por un residente en el complejo de viviendas Liberty Square.

Shabre Dansby estaba afuera con su hijo, Khalid, el jueves solo porque los oficiales patrullaban el vecindario. Pero ella conoce a sus vecinos, y su miedo.

«Nadie va a delatar, ese es el problema», dijo Dansby.