El Superintendente de Escuelas Públicas del Condado de Miami-Dade, Alberto Carvalho, ha reiterado su creencia de que no sería apropiado que los estudiantes regresen a las aulas mientras se reportan elevadas cifras de Covid-19 en el condado.


Carvalho se reunió con la vicegobernadora Jeanette Nuñez y miembros locales del CDC y FEMA el miércoles.

Después de la reunión, Carvalho, quien encabeza el cuarto distrito escolar más grande del país, dijo que es posible que el año escolar pueda comenzar tarde.

“Como conversé con nuestros visitantes, todavía se espera que nuestro primer día de clases sea el 24 de agosto. Podemos aprovechar cierta, uh, flexibilidad ofrecida por el estado y tal vez retrasarla «.

El condado de Miami-Dade se encuentra en una posición única en comparación con otras partes del estado debido al aumento continuo en el número de casos positivos de COVID-19.


Sin embargo, las declaraciones de Carvalho no van en la misma línea con el gobernador DeSantis, quien cree que las escuelas deben abrir, aunque reconoció que la decisión final de enviar los niños a las aulas es de los padres.

«No se debe exigir a los padres que envíen a sus hijos a la instrucción en persona si no quieren», dijo DeSantis. «Creo que le debemos a cada padre de Florida una opción: enviar a su hijo a la escuela u optar por el aprendizaje en el hogar».

En el condado de Broward la escuela comenzará en la fecha programada pero solamente de forma virtual.

Palm Beach por su parte ha pospuesto el inicio del curso escolar del 10 de agosto al día 31. Igual que Broward, la escuela iniciará de forma virtual.