El condado Miami Dade desarrolla una nueva forma de combatir el terrorismo: contar con la presencia de policías armados en múltiples lugares públicos como tribunales, plaza y otros, según señala El Nuevo Herald.

Esta iniciativa está protagonizada por los miembros de la Fuerza Antiterrorista de Respuesta Rápida, quienes viajan en vehículos blindados y están capacitados para afrontar cualquier situación de emergencia.

“Nos estamos desplegando en todo Miami-Dade para mostrar nuestra presencia y disposición en caso de que alguien trate de intentar hacer daño a nuestros vecinos y visitantes”, dijo Juan Villalba J, portavoz de la Policía de Miami.

Sin embargo, algunos defensores de los derechos civiles consideran que el despliegue policial solo aumenta la barrera entre las autoridades y los ciudadanos.


“Nos parece que el uso de armas apropiadas para tiempos de guerra crea una barrera y tensiones entre la comunidad y la policía. Tenemos una política bien establecida y buscamos la no militarización de las fuerzas policiales locales”, dijo Jeanne Baker, presidenta del comité sobre Prácticas Policiales del capítulo miamense de la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos.