Miami-Dade planea un aumento de casi el 80 por ciento en multas de estacionamiento en todo el condado el próximo año, en un intento por recaudar más dólares para el sistema de secretarios judiciales y reprimir a los delincuentes, reportó el Miami Herald.

La Comisión del Condado aprobó el martes una ordenanza que actualiza las multas que los infractores de estacionamiento pagan en todo el condado.

Aunque las ciudades establecen sus propias tarifas de estacionamiento, las tarifas pagadas por violaciones de estacionamiento son establecidas por el condado Miami-Dade.

Si la violación tiene lugar en una ciudad, ese gobierno mantiene dos tercios de la multa. El resto va a Florida para su distribución a las oficinas de los secretarios locales que administran los archivos y la programación del sistema judicial.


A partir del 1 de julio, la ley del condado aumentará la multa para un medidor vencido de $ 18 a $ 32. La ordenanza revisada también aumenta algunas penas. El estacionamiento ilegal mientras se bloquea un callejón pasa de una multa de $ 28 a una multa de $ 120. La ordenanza de estacionamiento revisada fue aprobada el martes con un único voto de No del presidente Esteban «Steve» Bovo.

El año pasado, Miami-Dade Clerk, Harvey Ruvin, amenazó con cerrar las oficinas de los satélites si el condado no encontraba la manera de arreglar una crisis presupuestaria inminente causada por la falta de fondos estatales. El condado reelaboró ​​el presupuesto de la oficina y se desecharon los despidos y cierres anunciados. Ruvin dijo que la emergencia de fondos se mantuvo, e instó a Miami-Dade a adoptar las multas de estacionamiento más altas.

Miami-Dade no ha cambiado sus multas durante aproximadamente una década, y siguen siendo más bajas que en otras partes de Florida. Los partidarios señalaron que en algunas de las áreas de estacionamiento más caras de Miami-Dade, incluida South Beach, donde el estacionamiento puede costar $ 4 por hora, el riesgo de una multa ocasional de $ 18 puede ser una medida financiera más inteligente que pagar el medidor.

«Con estos cambios», dijo la patrocinadora Sally Heyman, «no será más barato violar la ley».