south-beach

Las playas de Miami Beach se están quedando sin arena, la arena de la playa en Miami Beach es artificial y durante años la ciudad gastaba millones de dólares para bombear la arena desde el fondo del mar para reemplazar la que desaparecía: pero al poco tiempo, el océano se la volvía a «comer».


El cambio climático ha provocado que el nivel del mar suba 2.5 metros cada año acelerando la rapidez con que desaparece la arena.

Frente al Hotel Fontainebleau -uno de los más famosos de la ciudad- ya casi no hay más arena y el mar está a pocos metros de alcanzar la avenida que bordea la costa.

Reemplazar la arena, además, es complicado porque ya no queda tampoco en los lugares que la ciudad usaba para abastecerse de nueva arena y reemplazar la que desaparecía.

«El agua va a aumentar, la costa va a terminar por estar blindada (para evitar que la ciudad quede sumergida), la arena desaparecerá y la costa va a parecer una fortaleza de rocas y cemento. Las playas que quedarán serán ‘parques de atracciones’ mantenidos con costos altísimos, reconstruidas con arena que va a llegar de cada vez más lejos» dijo en lo que cree que será el futuro de Miami Beach la revista The Verge.


Miami Beach necesita la playa para el desarrollo del turismo, las autoridades están obligadas a buscar una solución de manera inmediata.