Ocean Drive en South Beach- Foto de Cuba en Miami

Comisionados de Miami Beach han aprobado como nueva medida en la ciudad un horario límite para la venta de bebidas alcohólicas durante los festejos del Spring Break.

La ordenanza fue aprobada por mayoría en una segunda votación con cinco votos a favor y dos en contra, confirmó WSVN News.


En los últimos años los festejos han traído múltiples peleas y caos al centro de South Beach. La medida busca poner límite a la fiesta y de esta forma que el ambiente sea más seguro tanto para visitantes como para residentes.

La ordenanza, originalmente propuesta por Gelber, detendrá las ventas de licores a las 3 a.m. del 13 al 19 de marzo a áreas entre las calles 5 y 15.

Varias calles principales, como Ocean Drive, Collins Avenue, Washington Avenue y Española Way, se ven afectadas por la nueva regla.

Varios propietarios de restaurantes se oponen a la misma argumentando que mucho de los trabajadores son residentes locales que pagan altos precios de renta y necesitan todo el dinero que puedan hacer.


Un fuerte opositor fue el dueño de Twist Nightclub.

«Hay una crisis en esta ciudad, y se acerca una crisis», dijo el dueño del club. “Algunos de ellos viajan en autobús al trabajo. Algunos de ellos intentan vivir en South Beach. A estos precios, no es fácil, y me preocupo por ellos. Perderán más de $ 20,000 en salarios, solo con la gente de Twist «.

Los empleados y el propietario de Twist Nightclub podían verse en la reunión vistiendo camisetas con el nombre del establecimiento en el frente.

La propuesta original de Gelber apuntaba a reducir las ventas de alcohol a las 2 a.m. Sin embargo, luego del rechazo de los miembros de la comunidad empresarial y de algunos comisionados, la reversión a las 3 a.m. se acordó durante la primera reunión.

Gelber dijo que la policía le ha pedido ayuda para controlar el caos que caracteriza estas fiestas.

“Al final del día, cuando su jefe de policía le dice: ‘Tienes que ayudarnos. Nuestros policías están cansados. Este lugar está muy lleno. No podemos controlarlo‘. Tienes que hacer algo», dijo Gelber después de la reunión.