Ocean-Drive-Street-In-south-Beach-Florida2


En Miami Beach, no es ningún secreto que la industria hotelera es el mayor motor económico de la ciudad. El ayuntamiento sin duda sabe quién paga las cuentas. En marzo pasado, la ciudad votó para comenzar a multar a arrendatarios a corto plazo que usan Airbnb, la suma de $20.000.

Los hoteleros manifiestan que las nuevas multas protegen a la industria del turismo de arrendadores no regulados que pueden ofrecer habitaciones más baratas sin pagar impuestos o empleados. Pero los arrendatarios a corto plazo argumentan que la ley solo protege los hoteles de lujo con mucho dinero de la competencia.

Sin duda la ciudad no ha tenido reparos a la hora de entregar las nuevas multas, que pueden ir a cualquiera que rente un espacio por menos de seis meses y un día.

De acuerdo con una nota que el administrador municipal, Jimmy Morales, envió a la comisión de la ciudad la semana pasada, Miami Beach ha recaudado $ 1,59 millones en multas contra los arrendatarios de corto plazo desde que las nuevas multas han sido aprobadas.


La ciudad afirma que emitió sanciones a Airbnb, Booking.com, y Homeaway.com un total de 18 veces por realizar publicidad en la zona. La nota también dice que en 31 casos, la ciudad ha llamado al departamento de policía y ha hecho que los inquilinos sean desalojados en el instante.