Según informó el Nuevo Herald, un plan de $360 millones para construir una línea de tren ligero en South Beach ha sido recortado debido a los altos costos y al rechazo de la comunidad.


Además, la administración de Miami Beach incumplió el plazo límite autoimpuesto de 60 días para establecer un “acuerdo interino”, lo cual es un acuerdo previo al contrato que se supone que esboce el proceso y el calendario para las negociaciones del contrato como tal.

El administrador de la Ciudad, Jimmy Morales, dijo a los comisionados la semana pasada que él recomendaba reducir el alcance del proyecto debido a dificultades con el financiamiento, los costos y la logística del mismo.

Funcionarios de la ciudad están reduciendo el costo de construcción a unos $244 millones por medio de reducir la idea de una línea completa alrededor del corazón de South Beach a un tramo que pasaría por toda la calle 5 y subiría por la avenida Washington hasta la secundaria Miami Beach Senior High.

Una segunda parte de la línea, incluiría tramos a lo largo de Dade Boulevard y Alton Road, dirigiéndose hacia el sur hasta unirse con el de la calle 5.

Según la nueva propuesta, la Ciudad asumiría $7 millones en costos anuales de operación y mantenimiento una vez que el tren esté en funcionamiento. Este cálculo se redujo de unos $11 millones por la línea completa.


Ahora, después de evaluar a los proponentes de acuerdo con su tecnología ferroviaria, la Ciudad se encuentra en conversaciones preliminares con el prestigioso consorcio de compañías llamado Greater Miami Tramlink Partners. La compañía ferroviaria francesa Alstom suministrará los trenes de aprobarse ese equipo.