La ciudad de Miami Beach continúa sus esfuerzos por asignar un policía a cada bar y restaurante que permanece abierto pasada la medianoche en el área de South Beach entre las calles 5 y 15.


Los restaurantes y bares están negociando con la ciudad las tarifas a las cuales pagarían por la presencia de un oficial fuera de servicio pasada las 12 de la noche.

De acuerdo al Nuevo Herald los oficiales deberán trabajar turnos de hasta 4 horas pudiendo terminar a las 5 am aunque el restaurante cierre sus puertas más temprano.

Los oficiales cobrarían entre $65 y $70 la hora, incluida una cuota administrativa que cobra el gobierno municipal, informó el Herald.

Dueños de restaurantes como Mango’s Tropical Cafe esperan ansiosos que se apruebe la ordenanza para devolver la tranquilidad al paseo peatonal de Ocean Drive.


“Muchos de los negocios han pedido esto”, dijo el comisionado Ricky Arriola, quien preside el Comité de Finanzas. “La presencia policial extra no solamente ayudará a mantener la seguridad para el público, sino también ayudará a los locales a dispersar multitudes”, añadió.

Se espera que después de aprobarse por unanimidad en primera lectura, la propuesta —presentada a la Comisión el 11 de diciembre por el alcalde Dan Gelber— sea aprobada en una segunda lectura en enero tras ajustes por parte del Comité de Finanzas y Proyectos.