La liquidación de la «Ley» de Pies Secos, Pies mojados, dejó a los cubanos que tenían intenciones de arribar a Estados Unidos a través de la frontera entre México y este país, atascados en la parte mexicana de la frontera sin saber qué hacer.

El presidente Barack Obama, dejó sin efecto la prerrogativa presidencial, mediante la cual se establecía que aquellos cubanos que llegaban a pisar suelo norteamericano eran acogidos en Estados Unidos.

La Guardia Costera avisó, y desde el puente de Laredo en México llegan imágenes, que muestran cómo los guardias fronterizos han establecido perímetros que abarcan hasta cientos de metros de las oficinas de Aduana e Inmigración.


La situación ha cambiado en Estados Unidos, pero en Cuba todo continúa igual.