La Primera Dama, Melania Trump, y el presidente Donald Trump protagonizaron el segundo incidente en pocos días cuando por segunda vez Melania parece rechazar la mano de su esposo.

Esta vez ocurrió llegando a Italia cuando la primera Dama hace un gesto para arreglarse el pelo justo cuando Trump buscaba la darle la mano.

El otro incidente ocurrió hace solo unos días a la llegada a Israel.