1476105213010


Melania Trump, esposa del candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, capturó la atención de las cámaras durante el debate presidencial de este domingo, llevado a cabo en Saint Louis, Missouri.

En esta ocasión, la exmodelo no llamó la atención por su indudable belleza, sino por la blusa que usó durante el debate.

La prenda en cuestión, de seda color de rosa con corbatín al cuello de la marca Gucci, se denomina en inglés «pussy bow», algo así como lazo «lazo de gatita» y se hizo muy popular en los años ochenta con famosas como la princesa Diana o la primera ministra británica Margaret Tatcher.

El modelito cuesta $1,100, según People, aunque lo que llamó la atención es que Melania seleccionara un vestido conocido por un nombre que lleva la misma palabra que aparece en el ya famoso video de 2005 en que su esposo habla con obscenidades de las mujeres.

Entre otras cosas dice que él puede agarrar a las mujeres por los genitales —que vulgarmente en inglés se denomina con la misma palabra (pussy)— porque es famoso.


«Si lo hizo por accidente, es gracioso. Y si no lo hizo por accidente, es aún más gracioso», opinó en Twitter la analista política de CNN, Ana Navarro.

Trump ha pedido perdón por sus comentarios ofensivos en el video grabado por el programa Access Hollywood, pero ha rechazado los llamados a que abandone su candidatura.

Aunque mucho peor le ha ido a Billy Bush, quien aparece hablando con el magnate en esa grabación. NBC anunció que lo ha suspendido de su trabajo en el programa Today.