Algunos de los profesionales cubanos de la Salud que esperan en Colombia su entrada a Estados Unidos por un programa especial que Barack Obama liquidó en los últimos días de su gobierno, pasaron de la incertidumbre a la desesperación luego que se les negara la visa a 15 de ellos.

Los cubanos habían abandonado las misiones a las que La Habana los había enviado en varios países y ahora están varados en Bogotá en espera de que el nuevo gobierno estadounidense les de amparo.

Las autoridades de inmigración les ha dado 90 días para que presenten documentación adicional, pero los afectados alegan que han presentado todo que tienen.

Ante la desesperación, algunos buscan nuevas alternativas, como uno de ellos que dice que piensa en tomar rumbo norte y tratar de ingresar por la frontera.