Investigadores en Brasil usaron la piel de un pez Tilapia para reconstruir un canal vaginal para una mujer de 23 años que nació sin uno.


Jucilene Marinho nació con Mayer-Rokitansky-Kuster-Hauser, un trastorno congénito que afecta a 1 de cada 4.500 niñas, según la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. Ella dijo a la Agencia de Noticias FocusOn que fue diagnosticada a los 15 años.

Años después de que un ginecólogo le dijera que había tejido conectivo bloqueando la abertura vaginal, Marinho recurrió a la Universidad Federal de Ceará y a varios médicos, entre ellos el Dr. Leonardo Bezerra, por ayuda.

Ella fue una de las tres mujeres que se sometieron a una neovaginoplastia, un procedimiento quirúrgico generalmente asociado con la cirugía de reasignación genital en transexuales de sexo masculino a femenino.


Para el procedimiento, los investigadores de UFC trataron la piel del pez para convertirlo en tejido celular que luego se moldeó con silicona. La piel ya estaba siendo utilizada para ayudar a las víctimas de quemaduras.