Los científicos cubanos continúan trabajando sin descanso, especialmente para dar pasos sólidos en las ciencias médicas, un prestigio que la Isla se aferra a no perder. Esta vez la noticia llena de aliento a pacientes que padecen de Alzheimer, la desastrosa enfermedad terminal que mata de forma paulatina las células nerviosas y atrofia diferentes zonas del cerebro hasta producir el deterioro mental del enfermo.

Recientemente Cuba anunció que los investigadores del Centro de Inmunología Molecular están listos para probar en seres humanos el neuroEpo, medicamento creado por científicos cubanos para detener el avance del Alzheimer.

¿Qué efectos positivos ha tenido el neuroEpo?

El neuroEPO producido en el Centro de Inmunología Molecular es una variante de eritropoyetina con bajo contenido de ácido siálico, que ha demostrado tener un efecto neuroprotector en fases experimentales.


Aunque eso sí, el medicamento y sus posibles efectos no significan la cura definitiva. Hasta el momento el Alzheimer es incurable y terminal, solo existen tratamientos farmacológicos y no farmacológicos que contribuyen a hacer un poco más llevadera la enfermedad.

Eso es precisamente lo que pretenden los científicos del CIM con el neuroEPO. En esta primera fase de ensayo clínico en humanos el medicamento se aplicará a través de gotas intranasales en pacientes que tengan Alzheimer Leve/Moderado.

Las esperanzas con el neuroEPO vienen dadas justamente pues como ha tenido buenos resultados en fases experimentales, se espera que el medicamento produzca una reducción en la tasa de progresión del deterioro cognitivo y mejore la actividad funcional, para ofrecerle un poco más de calidad de vida al enfermo, según aseguró la especialista del CIM, Leslie Pérez.

Aunque las noticias parecen alentadoras, aún faltan varias fases y muchísimas investigaciones más para demostrar que el medicamento reduce la progresión Alzheimer. Por ejemplo entre múltiples aspectos, se tendrían que evaluar los efectos en las manifestaciones psico-conductuales, efectos adversos y cambios en las actividades cotidianas de los pacientes.

Cuba es uno de los países con mayor población de ancianos en el mundo y teniendo en cuenta que el Alzheimer comienza a presentarse en edades avanzadas, el tema es de extrema preocupación para la Isla, que enfrenta miles de retos ante el fenómeno del envejecimiento poblacional. Incluso, varios estudios en Cuba señalan que aproximadamente 160 mil personas padecen la enfermedad y se estima que para el 2040 aumenten 2,3 veces.

Frecuentemente se descubren en investigaciones preclínicas posibilidades terapéuticas que no tienen ningún beneficio en un ensayo clínico. Por eso, ahora solo queda esperar las noticias que provengan de investigadores del Centro de Inmunología Molecular.

Ojalá que finalmente los estudios arrojen el resultado esperado por el bien de la medicina cubana y también por la salud de miles de pacientes que en la Isla y el mundo conviven con la penosa enfermedad de Alzheimer.