Más de 30 Damas de Blanco en Cuba fueron detenidas este domingo para impedirles exigir la liberación de los presos políticos y asistir a misa en varias provincias del país, informó el movimiento femenino.


Según Daisy Artiles, frente a la sede del grupo en Lawton, La Habana, el régimen empleó a cinco mujeres vestidas con uniformes del Ministerio del Interior y la Policía para arrestar a Berta Soler, líder de la organización, quien salió a la calle con un cartel que demandaba la libertad de los opositores presos, como parte de la campaña #TodosMarchamos.

«Le quitaron violentamente el cartel y la llevaron a rastras hasta una patrulla», relató Artiles. «Luego las turbas comenzaron a gritarnos palabras obscenas, a llamarnos ‘contrarrevolucionarias, gusanas’ y decir ‘esta calle es de Fidel'», añadió.

Artiles dijo que el régimen mantuvo su operativo semanal alrededor de la sede de las Damas de Blanco desde el martes.

Calculó que al menos 15 mujeres fueron detenidas al salir de sus casas en diferentes municipios de la capital por intentar llegar a las iglesias o dirigirse a la sede. Muchas estarían aún en calabozos, advirtió. A otras las soltaron lejos de sus lugares de residencia.


Además fueron arrestadas dos mujeres en Bayamo (Granma), 11 en Palma Soriano (Santiago de Cuba), y una en Guantánamo.

El exprisionero político Iván Hernández Carrillo denunció en su cuenta en Twitter tres arrestos en Jovellanos, Matanzas.

Artiles dijo que aún se desconoce la situación de las mujeres de otras regiones del país, pero solo una decena de Damas de Blanco habría conseguido llegar a las iglesias y asistir a misa.

(Con información de Diario de Cuba)