La opositora y activista por los derechos humanos y las libertades civiles, Rosa María Payá, dejó saber que está viajando a Cuba, para «estar con sus amigos» cuando «en los últimos días se ha hecho evidente la escalada de violencia contra toda la oposición cubana, entre ellos varios promotores de la iniciativa ciudadana Cuba Decide, que ella lidera”.

La activista manifiestó a través de Facebook que «muchos amigos han sido encarcelados, golpeados o amenazados, han temido por sus vidas» como le «ocurrió hace dos semanas al líder sindical Iván Hernández Carrillo y a la Sra. Caridad Burunate en Matanzas».

Payá también expresó, «hace dos días al artista plástico Danilo Maldonado, secuestrado en la prisión de El Combinado (está) viviendo entre los rumores de un posible fusilamiento».

«Varias organizaciones opositoras y miembros de la sociedad civil independiente a lo largo del territorio nacional están bajo persecución constante o arrestados sin cargos. Así les ha ocurrido a las Damas de Blanco, la UNPACU, el Dr. Eduardo Cardet, la economista Karina Gálvez, entre otros», señaló Payá.


Según la presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia «el año comienza en medio de una ola represiva que le recuerda intensamente el preludio de la ‘Primavera (Negra) del 2003’, antes del encarcelamiento de los líderes del Proyecto Varela durante la causa de los 75».

La Dama de Blanco Asunción Carrillo, que fue a recibir a la activista la terminal aérea, dio a conocer que la joven dirigente de la oposición logró entrar a Cuba, después de que los funcionarios de Inmigración le retiraran el pasaporte momentáneamente, «como parte del proceso rutinario».