El senador cubanoamericano Marco Rubio ha comenzado distanciarse de la reforma fiscal de Trump que él mismo ayudó a convertir en ley.


El republicano de Florida admitió en diciembre pasado que él y su partido «probablemente fueron demasiado lejos» en la entrega de exenciones de impuestos masivas a las grandes corporaciones, y agregó que en el momento el paquete republicano «no va a crear un crecimiento económico dramático».

Justo ayer en un tweet volvió a criticar la reforma fiscal.

“Cuando las corporaciones usan las ganancias para la recompra de acciones, se decide que devolver el capital a los accionistas es mejor para las empresas que invertir en sus productos o trabajadores. El código de impuestos alienta esto. No es de extrañar que tengamos una vida laboral inestable y de baja remuneración» dijo Marco Rubio.

Ante las críticas de algunos usuarios Marco Rubio defiende su posición y volvió a criticar la reforma de impuestos.

«Las empresas deben tener libertad para recomprar sus acciones, pero no debe haber ninguna ventaja fiscal sobre otras formas de asignación de capital. Deberíamos gravar con impuestos las recompras de acciones de la misma manera que hacemos dividendos y, en cambio, favorecer la inversión en empleos en los Estados Unidos mediante la expansión de los gastos totales y hacerlo permanente.» dijo.

Marco Rubio mostró preocupación durante el debate para la votación de la reforma fiscal pero finalmente se alineó con su partido y votó a favor de la misma.