El Buró Federal de Investigaciones (FBI) de EEUU, en un trabajo conjunto con el gabinete de Seguridad de México, descubrieron que varios políticos y funcionarios públicos de Quintana Roo, México, colaboraron con una red de rumanos para traficar con inmigrantes cubanos, informa Diario de Cuba citando reporte original del diario Milenio.


Esta banda se dedicaba clonar y hackear cajeros automáticos, y al tráfico de personas, su principal objetivo explotarlos sexualmente, y extorsionar a comerciantes.

Florian Tudor «El Tiburón», preso en Estados Unidos, era el líder de la banda, indicó el FBI, que también descubrió la identidad de los políticos vinculados con los rumanos.

Uno de los principales colaboradores José Luis Jonathan Yong Mendoza, exsecretario de Seguridad Pública de Cancún y aspirante a diputado local por el Partido del Trabajo y Morena (partido político del presidente de México Andrés Manuel López Obrador).

Su padre José Luis Yong Cruz, también ayudaba a la mafia rumana a traficar con indocumentados cubanos que llegaban a Quintana Roo.


Evadio Garibay Osorio, exdirector del Instituto del Patrimonio Inmobiliario de la Administración Pública con el entonces gobernador Félix González Cantú, otra figura de la política mexicana asociado con la banda delictiva. Al igual que su hijo Iván Eliud Garibay Pulido, quien también tuvo un importante cargo durante el Gobierno de Roberto Borge.

Un sujeto de nacionalidad cubana, empresario en el país azteca, identificado como Luis Manuel Álvarez Adán, y apodado El Cubano, fue detenido en 2014, acusado de extorsionar a otros empresarios en Cancún.

El hombre había acusado a los Garibay de recaudar cuotas para organizaciones criminales y el trasiego de cubanos desde las costas de Cuba hasta las de Quintana Roo.

Álvarez Adan muere ahorcado en la cárcel en julio de 2018, todo apuntó a que se trató de un suicidio.

Las investigaciones entre EEUU y México con este caso de la mafia rumana acusada de traficar a cubanos indocumentados.