Una madre cubana con tres niños pequeños denunció al medio independiente Cubanet las condiciones en las que vive en una vivienda en ruinas que le asignó el gobierno.


Mercedes Zoila Ramírez dijo que el gobierno le asignó un subsidio consistente en una vivienda y algunos medios para repararla, sin embargo no quedó satisfecha con las condiciones en que quedó la casa.

El espacio consta de apenas un cuarto y un baño donde debe vivir ella con sus tres hijos. Sin ventanas ni puertas, Mercedes se queja de que vive con los colchones mojados por los días de lluvias.

Así vive Mercedes desde hace un año con sus niños, dos de los cuales están enfermos.

«Mis niños son enfermos, no tengo marido, miren la tareca que me dejaron, esta es mi ventana, esta es mi puerta», afirma, visiblemente molesta, mientras levanta pedazos de zinc oxidados que funcionaban como protección para la vivienda.


«Mi otro hijo de 10 años es asmático crónico y yo soy asmática crónica, soy asistenciada por el gobierno, que me paga chequera», afirmó. 

«Me prometieron un colchón hace años, y miren, miren mi colchón», expresa mientras levanta lo que parece ser una vieja colchoneta rellena de trozos de tela. 

Mercedes es uno de los miles de casos que cada día recuerdan al gobierno cubano su ineficiencia en los últimos 60 años para dar solución al problema de la vivienda que enfrentan los residentes en el país.