Después de vencer ampliamente a Daniel Martz en el Hialeah Casino Park, el King Kong cubano Luis Ortiz arremetió contra Deontay Wilder quien se encontraba casualmente en ese lugar por cuestiones de negocios, según reporta El Nuevo Herald.

Ni siquiera había pasado un minuto del nocaut de Ortiz a Martz cuando el cubano ya comenzaba a retar al boxeador conocido como “La Montaña” con gestos de grandilocuencia.

«Ven, quiero verte aquí, cuando vas a subir a un ring conmigo. Quiero que tengas el valor de subir aquí, de pelear ahora mismo si tienes el valor», gritó un molesto Ortiz a Wilder, quien fue plantilla de la cadena Fox Deportes, Fox Sports 1.

Y Wilder asintió subir al cuadrilátero y el público vivió una jornada que parecía increíble: dos de los tres mejores pesos pesados del mundo estaban cara a cara.


«Hey, el Consejo le dio permiso a un mentiroso y quién soy yo para ponerme en contra. ¿Cómo se llama su rival nuevamente, Daniel qué? Le pusieron un muerto, alto como yo, pero yo no soy Daniel Martz», dijo Wilber, mientras recordaba los incidentes de dopaje a los que había estado relacionado el boxeador cubano.

Tras esto, y al bajar del ring, Ortiz lucía aún sumamente molesto por el episodio.

«Es un cobarde, le vi el miedo en los ojos, pero creo que ahora sí esta pelea se va a dar. Él sabe que no tiene para donde esconderse, que no hay nada allá fuera digno de mi talento, que los fanáticos y los expertos no le dejarán seguir enfrentando a rivales de poca monta», dijo Ortiz.