Los salarios finalmente están aumentando en el condado de Miami-Dade, un área metropolitana importante donde el ingreso medio es de $ 46,000, que es mucho más bajo que el de otras ciudades de tamaño comparable, como Boston, Filadelfia y Seattle.

Sin embargo, los precios de la vivienda en el área de Miami están aumentando mucho más rápido que esos salarios lo que hace que los residentes no vean como suficiente el aumento.

según un nuevo análisis publicado la semana pasada por Attom Data Solutions, que encontró que los salarios crecieron un 2 por ciento en los últimos 12 meses en Miami-Dade pero los precios de la vivienda también subieron un 9 por ciento durante ese mismo tiempo.

Este no es un problema solo de Miami, en el 86% de los condados los precios de las casas están subiendo mucho más rápido que los que suben los ingresos de los residentes.


Los miamenses realmente no necesitan que se les recuerde cuán mal está diseñado el mercado local de la vivienda. El condado de Dade ha tenido durante mucho tiempo precios de viviendas y alquileres absurdamente altos en comparación con los salarios ofrecidos en la ciudad. Los hogares y condominios a menudo tienen precios para inversores externos, especuladores de bienes raíces, miembros del 1 por ciento y vacacionistas, en lugar de los 2.7 millones de personas que viven en Miami durante todo el año.

Según un informe del Miami Herald a principios de este año, los salarios de esos 2,7 millones de residentes, ajustados por la inflación, eran más bajos que en 1970. Ese año, el ingreso medio en el Condado de Dade, ajustado por la inflación, fue de $ 49,800.

Mientras tanto, las ciudades del área de Miami han aprobado un número verdaderamente absurdo de edificios de gran altura de lujo, mientras que descuidan la construcción de cualquier tipo de vivienda de bajos ingresos o asequible a los residentes. Parte de la culpa aquí está en la Legislatura de la Florida, que ha prohibido a los municipios locales establecer sus propios salarios mínimos y gastar más de $ 1 mil millones en fondos de vivienda asequible en la última década.