La familia de un adolescente de una escuela secundaria de Florida que sufre muerte cerebral desde que colapsara en el terreno de juego la semana pasada, ha dicho que sus órganos serán donados para que otras siete personas puedan vivir.


Jacquez Welch, de 17 años, nunca se recuperó el viernes por la noche después de participar en una jugada en grupo donde varios jugadores fueron derribados en un partido de Northeast High School en San Petersburgo.

Después de ser trasladados al hospital, los médicos encontraron una afección cerebral preexistente que la familia de Welch desconocía.

De acuerdo al medio local WFTS, Welch nació con malformación arteriovenosa, una conexión anormal entre las arterias y las venas del cerebro.

Marcia Nelson, la madre de Welch, dijo el lunes que su hijo había sido declarado con muerte cerebral y que sus órganos serían donados a siete personas.


Welch es un estudiante excelente con un promedio de calificaciones de 4.0, que acababa de recibir una beca completa para asistir a Concordia University.