Bajo la batuta de su nuevo ejecutivo, el exjugador Derek Jeker, los jugadores de los Marlins repartieron comida a las familias mas desfavorecidas de la Pequeña Habana.


“Estos días son muy importantes para nosotros porque se trata de ayudar a los demás. Para nosotros siempre es importante estar cerca de la comunidad”, dijo Jeker.

El líder compartió con las familias y también entregó un cheque de dos mil dólares a la fundación “Feeding South Florida”.

“Yo no podía perderme un día como este”, dijo Miguel Rojas torpedero de los Marlins.