jovenes-cuenta-propia-cuba

Hay muchos interesados en el cuentapropismo pero a la vez saltan millones de preguntas y preocupaciones pues como sabemos en Cuba «hoy no pasa nada pero mañana es ilegal».


Una de las formas de trabajo actualmente en la isla es el cuentapropismo y para los jóvenes (por debajo de 35 años), que comprenden un 31% de esa fuerza actual en el país que no es más que más de medio millón de personas según el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Lo que es lo mismo, sector no estatal de la economía, brinda a la juventud independencia y una mayor autonomía, y la razón, no hace falta decirlo, es mejor paga y mayores ingresos.

De las principales preocupaciones que se ven en toda la fuerza laboral no estatal, es que la mayoría no da contratos por escrito a los trabajadores, así como no conocen ni se les dice deberes y derechos, a continuación una listas de muchas de las preguntas que se hace la juventud cuando tiene un trabajo por cuenta
o trabaja para un negocio particular.

  • Los trámites burocráticos, que muchas veces obstaculizan el buen desenvolvimiento juvenil en las nuevas formas de la economía.
  • Las gestiones para obtener documentos demoran demasiado y luego se vencen con rapidez.
  • A pesar de que está aprobado que los trabajadores por cuenta propia y los integrantes de las CNA pueden hacer contratos con las empresas estatales, ese mecanismo no marcha bien.
  • Las trabas en algunas entidades que impiden los contratos para determinadas licencias.
  • El maltrato de algunos inspectores que, lejos de educar y prevenir, ponen muchos obstáculos en el trabajo de los jóvenes cuentapropistas. Inspectores que no dejan hablar, se tenga o no razón.
  • Se toman decisiones que impactan el funcionamiento de la actividad que desempeñan y, sin embargo, no se les informa previamente.
  • Las dificultades que ocasionan las entidades estatales que no tienen establecida la entrega de justificante por la venta de sus productos, algo que piden constantemente los inspectores al sector cuentapropista.
  • La necesidad de un mercado mayorista para el abastecimiento de algunas áreas no contempladas todavía, por ejemplo, que los conductores de bicitaxis “puedan adquirir las piezas necesarias para sus equipos y no tengan que comprárselas a los revendedores”.
  • Dentro del mercado mayorista ya existente, se aboga por la estabilidad de la venta de algunos productos claves para el desarrollo de los negocios. Obviamente, ello contribuiría a combatir el mercado negro, disminuir las ilegalidades, y bajar los precios de los servicios.
  • ¿Por qué el aporte que brindan los cuentapropistas a la Seguridad Social no cubre sus vacaciones ni el pago de certificados médicos?
  • ¿En qué se utiliza el por ciento del impuesto consignado para reparación y acondicionamiento de los lugares donde ejercen su labor, además del 1 % destinado al desarrollo local del municipio?
  • Si se realiza un aporte al presupuesto del Estado, ¿por qué este no se encarga del pago de las licencias de maternidad de las trabajadoras del sector, así como proporcionar capacidades para círculos infantiles y seminternados como se hace con el sector estatal?
  • ¿Por qué algunos propietarios de restaurantes o cafeterías no dan derecho a vacaciones?

Lo que si podemos decir es que muchas de estas preguntas y preocupaciones no tienen respuestas, ahora de todas maneras la mayoría se arriesga, algo típico en el cubano.