Gran parte del Condado Miami-Dade será fumigado con el insecticida naled en una jornada planeada para este jueves con la que se busca combatir un número cada vez mayor de mosquitos.

La fumigación aérea se planificó para llevarse a cabo a las 8 p.m., siempre que las condiciones del tiempo lo permitan.

El trabajo abarcará desde la costa del viaducto Rickenbacker hasta el sur de Homestead. De igual modo, se fumigarán Kendall y áreas alrededor de Redland y Florida City, dijo el miércoles Frank Calderone, portavoz del condado.

La fumigación se debe al aumento de mosquitos que se ha detectado, así como a quejas de los residentes, dijo Calderone.


Las autoridades tienen pensado alertar a los residentes que viven en las zonas que se fumigarán mediante llamadas telefónicas.

Durante décadas, el Condado ha usado naled para eliminar los mosquitos a lo largo de la costa y cerca de los Everglades, todo ello a pesar de las quejas de los ambientalistas. El insecticida mata abejas, mariposas, murciélagos y otros animales.

El empleo del insecticida, sin embargo, provocó gran preocupación durante la epidemia del año pasado del virus del zika cuando las autoridades de salud comenzaron a utilizarlo en áreas urbanas para acabar con el mosquito Aedes aegypti que propaga el virus.

Funcionarios del Condado dijeron que las dosis usadas en las fumigaciones aéreas, aprobadas por la Agencia de Protección del Medio Ambiente, son seguras para los humanos. El químico está prohibido en Europa, y los que lo critican afirman que se sabe muy poco de él para que se emplee de forma masiva.

(Con información de el Nuevo Herald)