A mediados de los 80 Miami no era el paraíso que es hoy. Sus calles estaban inundadas por la violencia narco que había llegado desde Colombia a través de uno d elos mayores y más peligrosos líderes del mundo narco: Pablo Escobar.


Los sucesos que tenían lugar en la urbe llegan contados a través de la pluma del escritor Roben Farzad, quien recrea en su libro Hotel Scarface. Where Cocaine Cowboys Partied and Plotted to Control Miami, el mundo oculto tras el tráfico de drogas.

«Relata historias reales que tomaron lugar en lo que se conocía como el edificio Mutiny (traducido al español como motín) ubicado en el coqueto distrito de Coral Gables», resalta Infobae.

Según el autor, en esa época Miami ya se perfilaba como «la capital de las drogas» del país y el tráfico representaba al menos un tercio de los ingresos económicos de la ciudad.

«Era tanto el dinero que circulaba por las mesas del Mutiny que Farzad asegura que «en ningún otro sitio del mundo se vendían más botellas de Dom Perignon», recuerda el autor.

Pero en el Mutiny Hotel también esperaba un grupo de hermosas mujeres que además de complacer a los capos de la droga, tenían preparación para esconder las armas de sus clientes debajo de sus faldas en caso de que la policía llegara de imprevisto.


«(…) además contaban con pagers que operaban con códigos especiales, los cuales utilizaban para alertar a los habitúes sobre la presencia de agentes encubiertos», resalta.